952 213 668
·
info@abogadosmuriel.com
·
Lunes a Viernes - 09h a 20h
Consúltanos

DOCTRINA ACTUALIZADA SOBRE VENCIMIENTO ANTICIPADO

Resumen de la Sentencia del TS nº 463/2019, de 11 de septiembre de 2019.

ANTECEDENTES. OBJETO CONCRETO DE LA RESOLUCION SOBRE VENCIMIENTO ANTICIPADO.

La Sala Primera del Tribunal Supremo (TS) ha dictado por unanimidad sentencia con nº 463/2019, de fecha 11/09/2019, donde tras el planteamiento de las cuestiones prejudiciales elevadas al TJUE mediante Auto de 08/02/2017, entre otros pronunciamientos, resuelve los motivos casacionales deducidos por la recurrente, es decir, infracción de la doctrina referente al vencimiento anticipado (arts. 1.1124, 1.157 y 1.169 CC; sentencias del TS de 16/12/2009, 12/12/2008 y 04/06/2008), y subsidiariamente infracción del principio de conservación de los contratos; sentando doctrina jurisprudencial pacífica respecto a la declaración de nulidad de la cláusulas de vencimiento anticipado en los préstamos hipotecarios y sus efectos jurídicos y procesales.

Dicha resolución de los motivos casacionales anteriormente descritos, se realiza conjuntamente, y sobre la base de los pronunciamientos efectuados en  sentencias de la Sala Primera nº 705/2015, de 23 de diciembre, y nº 79/2016, de 18 de febrero, en relación con la Sentencia del TJUE de 26/03/2019 (asuntos acumulados C-70/17 y C-179/17) y los Autos del TJUE de 03/07/ 2019 (asuntos C-92/16, C-167/16 y C-486/16 ).

DOCTRINA JURISPRUDENCIAL SOBRE EL VENCIMIENTO ANTICIPADO.

El TS venía declarando la validez de las cláusulas de vencimiento anticipado sobre la base de los arts. 1.129 y 1.124 CC, y 693.2 LEC, siempre que su previsión contractual estuviera claramente determinada en el contrato conforme a la doctrina jurisprudencial ya existente sobre la materia.

Dicho esto, la jurisprudencia del TJUE, en su sentencia de 14/03/2013 (asunto Aziz, C-415/11), sin declararlo de manera expresa, dio a entender que una cláusula que preveía el vencimiento anticipado por falta de pago de alguno de los plazos, sin ser abusiva “per se”, podía considerarse como tal atendiendo a las circunstancias del caso, gravedad del incumplimiento en función de la duración y cuantía del préstamo, y medios adecuados previstos por el Derecho nacional para el consumidor con el fin de remediar los efectos derivados del vencimiento anticipado.

Y lo anterior, como decimos, sobre el planteamiento de que el pacto de vencimiento anticipado no se prejuzga “per se” como ilícito y abusivo, sino por considerarse una condición general predispuesta por una de las partes.

Partiendo de estos antecedentes, el TS determina que habrá de estarse a lo establecido en el art. 693.2 LEC, debiendo interpretarse dicho artículo conforme a lo dispuesto por el TJUE en su Auto de 11/06/2015, asunto C-602/13: “ (…) la circunstancia de que tal cláusula no haya llegado a aplicarse no se opone por sí sola a que el juez nacional deduzca todas las consecuencias oportunas del carácter abusivo de la cláusula en cuestión (…)”, modificándose el anterior criterio jurisprudencial mayoritario de nuestro Alto Tribunal que preveía la inaplicación de la cláusula de vencimiento anticipado.

Es decir, los tribunales nacionales tendrán que valorar al caso concreto la justificación del ejercicio de la facultad de vencimiento anticipado en función de los criterios ya referidos (duración, cuantía, enervación) y de las condiciones establecidas en el art. 693.2 LEC (STJUE de 14/03/2013, asunto C-415/11).

ASUNCIÓN DE LA DOCTRINA ESTABLECIDA POR EL TJUE EN LA SENTENCIA DE 26/03/2019 Y LOS AATJUE DE 3 DE JULIO DE 2019.

Llegados a este punto, el TS toma en consideración los pronunciamiento recaídos en la Sentencia del TJUE de 26/03/2019, respecto a la resolución de las cuestiones prejudiciales planteadas por nuestro Alto Tribunal con fecha 08/02/2017, estableciendo los siguientes razonamientos fundamentales:

  • La cláusula declarada nula no puede ser dividida con el fin de amparar la validez de su contenido.
  • La aplicación supletoria de normas de Derecho nacional, no es contraria a los arts. 6 y 7 de la Directiva 93/13/CEE, de 5 de abril, siempre que el contrato no pueda subsistir en caso de supresión de la cláusula abusiva y en el caso de que la anulación del contrato suponga para el consumidor consecuencias especialmente perjudiciales.
  • La determinación de la subsistencia del contrato corresponde a los tribunales nacionales.
  • Dicha determinación tendrá que fundamentarse en criterios objetivos (apartado 60 de la STJUE de 26/03/2019, en relación con el apartado 32 de la STJUE de 15/03/2012, asunto Perenicová y Perenic, C-453/10), donde se preserve y garantice la seguridad jurídica en las actividades económicas y en que la posición contractual del consumidor no puede considerarse como criterio único decisorio.
  • Si el contrato pudiera subsistir sin la cláusula de vencimiento anticipado, se tendrá en consideración la opción elegida por el consumidor.

A mayor abundamiento, el TS añade dos consideraciones adicionales de relevancia señaladas por el Auto del TJUE de 03/07/2019 (C-486/16):

  • Lo posibilidad de despachar ejecución hipotecaria de conformidad con lo dispuesto en el art. 693.2 LEC, aun en el supuesto de que haya recaído un resolución firme declarando la nulidad de la cláusula de vencimiento anticipado.
  • Efectiva conformidad entre la normativa nacional aplicable y el principio de efectividad.

Tras estos razonamientos fundamentales, el TS se apoya en las SSTJUE de 07/08/2018, Banco Santander y Escobedo Cortés (C-96/16 y C-94/17), apartado 68; y 14/03/2019, Dunai, (C-118/17) apartado 63, respecto a las facultades de armonización de los tribunales superiores nacionales para establecer criterios orientativos a los tribunales inferiores en el control de oficio y contenido abusivo de las cláusulas contractuales.

Sentado y pacífico todo lo expuesto, el TS entre en una de las cuestiones más controvertidas al respecto, cual es el análisis pormenorizado de la naturaleza jurídica del contrato de préstamo hipotecario en nuestro derecho nacional, declarando inequívocamente que “tanto el préstamo (contrato) como la hipoteca (derecho real) son inescindibles y conforman una institución unitaria, remitiéndose expresa e igualmente a la Sentencia nº 606/1997, de 3 de julio.

Dicho análisis pormenorizado de los caracteres propios del contrato de préstamo hipotecario, también es compartido por la doctrina del TJUE (apartados 59 y 60 de la STJUE de 26/03/2019 y apartados 49 y 50 de los Autos del TJUE de 03/07/2019 (asuntos C-92/16, C-167/16) y por las directivas europeas aplicables (art. 3.1.a de la Directiva 2014/17/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 04/02/2014, sobre los contratos de crédito celebrados con los consumidores para bienes inmuebles de uso residencial).

Consecuentemente, el TS llega a la conclusión y determinación que “no puede subsistir un contrato de préstamo hipotecario de larga duración si la ejecución de la garantía resulta ilusoria o extremadamente dificultosa. (…) El negocio jurídico tiene sentido si es posible resolver anticipadamente el préstamo y ejecutar la garantía para reintegrarse la totalidad del capital debido y los intereses devengados (…)”, partiendo del supuesto que dicho negocio jurídico no se habría materializado sin la incorporación de la cláusula nula, alterándose de esta forma la naturaleza jurídica del inicial contrato de préstamo hipotecario.

Así las cosas, se pretende evitar que la nulidad declarada del contrato de préstamo suponga para el consumidor consecuencias negativas y perjudiciales, especialmente, para el caso del ejercicio de una acción de resolución contractual conforme al art. 1.124 CC, pudiendo sustituirse la cláusula declarada nula por la aplicación del art. 693.2 LEC (Apartado 62 de la Sentencia del TJUE de 26/03/2019).

Y todo lo anterior, a través de la interpretación casuística recogida en la Sentencia del TJUE de 26/03/2019, respecto al total de cuotas impagadas del préstamo, duración del mismo y posibilidades de enervación del consumidor, estableciéndose como primer elemento orientativo y de análisis, el cumplimiento íntegro de los requisitos del art. 24 de la Ley 5/2019, de 15 de marzo (LCCI), reguladora de los contratos de crédito inmobiliario (Sentencia del TJUE de 20/09/2018, C-51/2017).

Finalmente, esta novedosa Sentencia del TS recoge una serie de orientaciones jurisprudenciales para los procedimientos de ejecución hipotecaria en curso, en los que no se haya producido todavía la entrega de la posesión al adquirente:

  • Los procesos en que el préstamo se dio por vencido antes de la entrada en vigor de la Ley 1/2013, por aplicación de una cláusula contractual reputada nula, deberían ser sobreseídos sin más trámite.
  • Los procesos en que el préstamo se dio vencido después de la entrada en vigor de la Ley 1/2013, por aplicación de una cláusula contractual nula, si el incumplimiento del deudor no reúne los requisitos de gravedad y proporcionalidad, deberían ser sobreseídos y, por el contrario, si dicho incumplimiento reviste la gravedad prevista en la LCCI, deberá continuar su tramitación.
  • El sobreseimiento de los procesos no impedirá una nueva demanda ejecutiva basada en la aplicación de la LCCI.
  • Los Autos de sobreseimiento que dicten, no tendrán efecto de cosa juzgada respecto de la interposición de una nueva demanda ejecutiva basada en la aplicación de disposiciones normativas nacionales.

Para más información consulta con nuestro despacho de abogados en Málaga.

Palabras clave – Key words:

Vencimiento anticipado

Contrato

Préstamo

Consumidor 

Cláusula abusiva 

Related Posts